”Inglaterra se levanta en armas”

PJ Harvey – Let England Shake

Polly Jean Harvey se convirtió en una de las grandes divas de la música underground de los 90s, siendo una de las artistas que mas ha colaborado con otros musicos, pero en mi humilde opinión no había tenido hasta el momento un disco el cual tuviera un buen grado de reconocimiento, solo tal vez el tan recordado Stories From The City, Stories From The Sea, que también le valdría un Mercury Prize, formula que volvería a repetir con el trabajo que les vengo a presentar el día de hoy, el cual me ha encantado y sin duda se convirtió en uno de mis discos favoritos del año pasado, como todo buen trabajo solista no podia estar exento de los acompañantes infinitos de PJ: John Parish, Jean-Marcy Butty y Mick Harvey,  vamos a esta joyita inglesa.

Comenzamos con el pegajoso sonido del teclado en ”Let England Shake”, el llamado a las armas donde el sonido del arpa también hace de las suyas esto de paso a una especie de himno de guerra: ”The Last Living Rose” acompañado de tambores y un trombón, la misma función la tiene ”The Glorious Land” critica al militarismo anglo-americano, uno de los singles del álbum cuyos acordes y vocalizaciones hacen del tema uno de los mas exquisitos del álbum.

Entonces sigue una joya: ”The Words That Maketh Murder”, donde el arpa vuelve a tomar protagonismo junto con el saxofón y el trombón mientras Harvey se encarga de recitar un poema que lanza un grito de angustia al final por el cinismo de la diplomacia en las guerras mundiales, nos sentimos en la misma batalla cuando oímos los casi seis minutos de ”All And Everywhere” nostálgicos y devastadores sin duda alguna, cerramos esta tripleta con ”On Battleship Hill” que comienza con esos acordes folk y va pasando por voces agonizantes acompañadas de una citara y suculentas notas de piano.

PJ pareciese estar solitaria en medio de un desierto junto con su guitarra al comienzo de ”England”, viene ”In The Dark Places” que es un tema mayormente elaborado donde vuelven instrumentos como el trombón y se caracteriza por ese pequeño slide que realiza la guitarra eléctrica y las voces escondidas, ”Bitter Branches” es sin duda la mejor de este grupo con esa guitarra que se aloca  junto con la batería de John Parish, un tema que puede sonar bélico por donde se le vea ¿Que es ese extraño sonidito? Un xilófono señores.

Vamos al cierre comenzando con ”Hanging In The Wire” un tema muy intimo protagonizado por los dos Harvey y un piano muy sutil, la letra nos presenta una especie de escenario post-apocaliptico y semi-anarquico, ”Written In The Forehead” es precisamente el single que esta a punto de salir y se caracteriza por las guitarras melódicas y todas las voces del fondo que van al grito de guerra, ”The Colour of The Earth” es el unico tema donde PJ no es la vocal principal y cuyo sonido del arpa y las percusiones tienen la capacidad de transportarnos a una escena de desolación, un himno bélico Alternativo sin duda alguna, tal como lo demuestra el resto del album, ese concepto lo hace ver como uno de los mejores trabajos de PJ Harvey a lo largo de toda su carrera.

Por Mike Hernandez

Anuncios

Foo Fighters – These Days

Despues de que el 2011 fuera un año de ensueño para los Foo Fighters, el inicio de este 2012 fue glorioso cuando se anuncio la grabacion de un octavo album, y claro que la banda se encuentra en su mejor momento, tanto musicalmente como internamente, este nuevo video del nostalgico tema del Wasting Light lo demuestra, momentos como los miembros de la banda conviviendo con su familia y los mismos tocando en vivo, cosa que saben hacer de maravilla, los dejo, que tengan un buen Martes.

Jack White – Love Interruption

Y parece ser que este año el nuevo proyecto de Jack Whtie es un trabajo poco inusual, algo que muchos no esperaban, un trabajo en solitario que suena muy diferente a cualquier otra cosa que se habia oido antes de el, sin embargo el nuevo tema lanzado esta semana suena bastante bien: un tema intimo, con ambiente un poco lounge e influencia soul, el album estara disponible a partir del 23 de Abril de este año.

“ Canciones y esencia a tabaco”


Andrés Calamaro – Alta Suciedad

A la hora de evaluar, o mencionar artistas prolíficos en nuestra lengua, es inevitable pasearse por las esquinas casquivanas y con olor a tabaco del salmón Andrés Calamaro, con una discográfia amplia, repleta de buenas letras y melodías provocativas, se mueve con facilidad entre el discurso ligero y la declaración profunda. Muy en una onda Dylan, basta mirar el pelo desordenado y la guitarra compañera, para que se venga de inmediato a la mente la silueta mítica de Robert Allen Zimmerman, generando esas vibras cercanas que tararean con efectividad y calidez.

Su álbum bebe de múltiples vertientes desde un rock sutil con síntomas vivos de una mirada peculiar  a un manejo peculiar del pop. Todo eso se mueve en este album, con unos 18 segundos de mas por sobre la hora de duración. Alta suciedad nos muestra a un joven, aun, Calamaro, en el ejercicio que se le da mejor, las melodías rememorativas y con cierto  aire pesaroso y critico.

Como el transitante que anda por la mitad de la calle no se inclina lo suficiente por ninguna de las dos veredas, porque ya entiende como funcionan ambas, ya ha sentido y vivido en las dos, asi que puede parafrasear, como se le de la gana, sobre lo que entiende. Y hacernos nostálgicos, por 15 abundantes tracks.

En “Crímenes Perfectos” con una voz añejada y poco limpia, limitada quizás, reconviene sobre asuntos de desencuentro y añoranza. Acompañada de un piano, casi siempre se las ingenia para arreglar con múltiples accesorios cada track. “Donde manda marinero”, dicta sentencias sobre la visual poética, aferrándose a letras arrepentidas , pero al mismo tiempo choca con el circular citadino. Tan indispensable, como la piedra de roseta que descifra el mensaje total cobijado en el LP. “El marinero del río no tiene calor ni frío.La ciudad no tiene puerto y se siente muy vacío (Hay que pena!).Últimamente ha perdido su capacidad de sorpresa, en un vaso de cerveza caliente fue que se la olvido” Esta mínima cantidad de líneas es un manojo de asertivos dardos para un escucha susceptible.

“Alta suciedad (canción)”, es quien resalta por sus guitarras  estimuladas y acidez lirica. Un corte bastante satírico que raspa y si no al menos rasguña. “Me arde”, aspira a podios muy elevados que no le sientan bien, pero juega bien con los ritmos donde más que cantar pareciese hablar o contar paródicamente una serie de sucesos, termina siendo la tabla en ese mar que parecía predecible y no, no lo era.

“Todo lo demás”, tempranamente se revuelca en los temas amorosos, en los que tanto le gusta caer a su autor, pero no de una forma burda o descarada, si no que lo hace ingeniosamente, sin llegar a atisbar un mínimo grado de melosidad, porque si no estas convencido a esas alturas, la letra tal vez algo vaticiné en la línea…“para robarte un tal vez”.

“Nunca es igual”, juega con una temeridad mas plausible, de hecho experimenta, escuchen bien lo que voy a decir, porque sonara ridículo aunque apropiado, utiliza un efecto de líneas repetitivas que  suenan distantes. Es como si el propio tema  se fuese desvistiendo de a poco ante el escucha. La salida relatada es mas que impecable, y saca sonrisas con los cáusticos…“Parece que no hay mal que resista mucho sueño y ayuno. Nos dicen que hagamos otras cosas y especialmente que nos miremos ciertos líquidos periódicamente, asiduamente, pero yo no conozco mal que resista a veinte horas de sueño y un prudente ayuno”
“Elvis esta vivo”, promedia con sonidos hipnóticos, nos habla sobre mitos urbanos y lo necesario o inútil que puede ser esto, depende, como todo. “Comida china”, es el trecho más escueto, aunque amplifican la voz, dando tintes de serenidad, me parece percibir armonías de cuerdas que dan al conjunto total, un color tristón. “Catalina, bahía”, aplica lentitud, no usa recursos ajenos ni nada de eso, son todas maniobras vistas, pero que siempre tienen una vuelta nueva que dar.

Bajo el poco prometedor titulo de “¿Quién aso la manteca?” Le seguimos buscando la quinta pata al disco, ritmos tenues  en una marcha relajada, sin la presión ni la premura del rock, y unos sintes transparentes atrás que dan algo mas de grosor. “El tercio de los sueños”, presta mas atención a las influencias del lado hispano del salmón, recordemos las fuertes marcas que carga, producto de su estadía en la madre patria, con mas pinta de blues, aunque no demasiado .Y “El novio del olvido”, derrama sus lagrimas espesas en una especie de bolero radical.

Dejando para el final fragmentos espectaculares que brillan con rotunda individualidad, pero que se encuentran bien acoplados en la dirección que toman sus otros 12 hermanos. “Loco, Flaca y Media Verónica”. De la primera, aparte de mencionar obligadamente la estupida censura de la que fue victima (si de nuevo esa practica medieval de oprimir la expresión, por el mero hecho de nombrar “porrito” ), recrea con gracia vaivenes exquisitos entre vientos y condimentos mas pop, que le quedan bien, aparte de ser accesible hasta mas no poder.  “Flaca”, ya es otra cosa, es sin duda una canción hecha para encandilar, basta impregnarse de sus primeros treinta segundos y la identificas de inmediato, como una recriminación a un amor arraigado. Su esencia se beneficia de la desnudes que se le puede conferir, sin perdida de un gramo de sustancia. Y al final “Media Verónica”, relata magníficamente el sentir de la muchacha protagonista, repletando de colores apenados y de esperas no concluidas, inundadas de una lírica, que dice acertadamente en la linea…“la vida es una cárcel con las puertas abiertas”

No hay mucho mas que decir, Alta suciedad, es una historia que se va contando a si misma, lo podríamos definir como un trabajo crepuscular, pero lleno de cadencias y semi-poesías urbanas. Calamaro, dentro de su enorme catalogo este disco cuando se pone el traje de uno de los mejores armadores de canciones y contador de historias del panorama musical hispano.

PD: sigue estando dedicado a la porteña dueña de este texto.

Por Francisco Silva

 

“Nunca se me dio bien la poesía, por eso vertí mi dolorido corazón en una canción pop”

 

Arctic Monkeys – Suck it and See (2011)

Los Arctic Monkeys cambiaron. Y  eso no ha de extrañarle a nadie, casi como un consenso generalizado en las bandas neoseculares, estas se construyen en base a debuts potentes que sirven para darlos a conocer y afirmar un sonido, esto se ve reflejado mas menos por dos discos, luego ya es necesario mutar el sonido, y ahí es donde principalmente tienden a cojear con las elecciones que toman, principalmente tienden a virar por el lado de los sintetizadores y de alguna manera estucar su columna sónica con búsquedas algo irregulares. Dícese de Franz Ferdinand, The Killers o bien los mismísimos The Strokes, quienes a partir de ciertos lanzamientos discográficos dan entregas algo cuestionables. Los Arctic Monkeys no, llámenle cordura o consecuencia artística, no difuman su música sino que la aterrizan y vuelcan en un producto maduro. A muchos les dolió Humbug (2009), por rechazar esa presencia vertiginosa con la cual se hicieron un nombre, por ahondar en climas densos y donde la atmosfera era mas patente que la velocidad.Pero era el paso lógico para cimentarse y mutar correctamente. Asi mismo se repite la historia con el cuarto álbum de los Monos Árticos, solo que esta vez entremezclan las notas abismales, con un uso apropiado y bastante acertado de las melodías. Conformando una placa donde el equilibrio goza de muy buena salud.

Madurez se le podría decir, o es que tal vez la banda de Alex Turner ya se siente lo suficientemente  grande, como para poder armar el producto que les plazca sin tener que ser indulgentes, ni tener que vender algo que no son. Mucha de esta madurez acelerada viene de la mano de Josh Homme quien los apadrinara desde hace un tiempo y añadiera a esa fórmula desenfrenada algo más de quietud y dimensión, impregnándola de todas esas características áridas de la escuela de rock desertico, que fundara con “Kyuss”. Pero Turner y compañía, no se quedo solo con lo que pudo absorber de ese contingente sónico, si no que dio un paso mas, cruzo el desierto y le añadió MELODIA. ¡Sí!  es eso lo que hace mas accesible este álbum, que el de hace dos años, no porque el anterior haya sido hosco (para mi es un gran álbum), sino porque los factores acá están mejor alineados. Se veía venir con esa fuerza magnética que fue “Don’t  sit down ,cause i moved  your chair” el segundo single que prometia un “algo”, porque nunca habían sonado tan peligrosos como en ese instante .En palabras más burdas es una canción que te destroza/raja los oídos, y no en un mal sentido. Si no lo contrario, propone, absorbe y ante todo destaca por su naturaleza urgente.

Destacable es también la estructura y el orden con que distribuyen su cancionero 2011 a través de “Suck it and see”, yo la diseccionaría en tres segmentos;  al menos la inicial con melodías pop marcadas pero sustentadas en riffs, “She’s  thunderstorm”, “Black treacle”, “ Brick by Brick” son claras muestras de esta sección, la primera con una guitarra hipnótica apoyada por esa sencilla vocalización triunfadora y la segunda  cuando Alex brilla con la coloración vocal que tiene en la línea “now i’m out of place and i’m not getting any wiser” son mas que convincentes.  “Brick by Brick”, fue el primer single y ese sabor estival, aunque no tan bien formado como sus predecesoras, tiene ese gustillo seminal de lo que vendría. Como decía una primera triada que apuntaba directamente como la mejor vía de acceso a un álbum que en su medianía endurecería su sonido, como veremos..

Desde el cuarto track se dedicaran a rockanrollear de lo lindo, desde “ The Hellcat Spangaled Shalala” donde el ejercicio de guitarras pasa mas por un soporte lúdico, que por lo tenebroso que pueda sonar “ Don’t sit down cause i moved your chair” o “Library Picture” en la cual las percusiones de Matt Helders, detonan en disparos de profundidad, para que hablar del vaivén eléctrico que es sencillamente ..despedazador. Y por ultimo también cabria “All my stunts” de pesadas atmosferas, cierran la sección. Para los que afirman que los Arctic perdieron empuje, acá lo hay, solo que mas justificado y no tan febril como hace 5 años.

Ya en el último tercio, el cancionero se avoca principalmente a baladas electrizadas, donde la lucidez lirica de Alex Turner reluce más que nunca. “Reckless Serenade” tal vez no alcanze a capturar del todo con su ejecución lenta y a ratos borrosa, pero entra de lleno como buena antesala de lo que será la versión intensificada de “Piledriver Waltz”,(que ya venia incluida en Submarine) balada hipnótica por donde se le mire, dolorosa e imperdible. Casi tanto como “Love is a laserquest”, Para el bronce las líneas con sabor  campirano en “When i’m pipe and slippers and rocking chair.Singing dreadful songs about summer.Will i’ve found a better method of pretending you were just some lover? “.Un vaivén de comodidad que destila por cada segundo y cierra el trecho con “Suck it and See (canción)”, ejemplo del trabajo melódico empleado por los de Sheffield, de esas canciones que si fuera por las primeras impresiones pasarían inadvertidos, pero van aumentando exponencialmente su adherencia con las escuchas, notable la línea en que el frontman, tal vez nos entregue alguna pista de su base lirica… “ I poured my aching heart into a pop song, I couldn’t get the hand to poetry” Tal vez, no?.  Ya el cierre se lo adjudica “That’s Where You’re Wrong”, tal vez el broche fuera de lugar, es un tanto monocorde y desentona como GRAN FINAL , de todos modos nada tan destructivo en la docena total.

¿Que queda por  decir?, pareciera que el proceso de búsqueda e inquietudes de la banda no cesara por ahora, lo cual sin duda le suma puntos a la hora de evaluar su creatividad ,ya que hasta la fecha han sacado discos buenísimos sin tener que caer en autocomplacencias. Por otro lado demuestran que el evolucionar un sonido, no se tiene que ver refrendado en un solo disco, aun queda mucho por oír de ellos y da la idea que la batería de Helders, la pluma de Turner o la guitarra  de Cook, aun quieren seguir buscando, pero asegurando la calidad al largo plazo.  Del vértigo de Whatever, la rapidez crepuscular de Favorite Worst.. al desierto sonoro de Humbug, todo ello se suma en Suck it and See, quien acredita todo en  dos palabras… Coherencia y Madurez (sobre todo esta última).

Por Francisco Silva

 

 

The Kills – The Last Goodbye

Celebrando los diez años de The Kills acaban de lanzar el nuevo video de su tema: ”The Last Goodbye”, se logra un excelente balance entre video-cancion, VV nos demuestra que es tambien una excelente actriz.

”Por El Camino del buen Rock”

The Black Keys – El Camino (2011)

Faltaban poco mas de dos meses para que finalizara el año cuando de repente llega una noticia inesperada a mis ojos: The Black Keys sacarian su septimo album de estudio el 6 de Diciembre, la verdad es que yo esperaba un album hasta el 2012 ya que poco se habia oido hablar de la banda de Ohio, sin embargo parece que este increible duo siempre esta listo para sacar rolas nuevas, despues de lo que significo el disco mas intimo de la banda (Brothers, 2010) era hora de regresar un poco al sonido sucio por el cual tanto se caracterizaban, cierto que lo hacen mas comercial y pegajoso pero no dejan de ser los grandes Black Keys.

Comenzamos con el sensacional riff de guitarra y el pegadizo piano de ”Lonely Boy”, ese tema que tanto estuvo sonando a fines de año y que ya hasta se convirtio en los mejores temas de la banda, Rock N Rollero a mas no poder.

Podemos notar influencia en generos de distinto tipo: esos tintes de Soul que se impregnan en el coro de ”Dead And Gone”, y una especie de rockabilly crudo pero pegadizo en ”Gold On The Ceiling”.

Es impresionante como el Folk se apodera del comienzo de ”Little Black Submarines” para a la mitad romper la calma con una guitarra mounstrosa, por otro lado esta ”Money Maker” donde la bateria se apodera del tema.

Mi riff favorito corre a cargo de ”Run Right Back” que no deja de hipnotizarnos y logra llevarnos a otro tema mas tranquilo y hetereo que me recuerda al anterior album ”Sister”.

Un piano brillante acompañado de un ritmo garajero se encuentra en ”Hell of A Season” y un ambiente semipopero en ”Stop, Stop”, esa guitarra que tanto se asemeja a una estrella fugaz ”Nova Baby” pasa a cerrar junto con ”Mind Eraser” cuyo riff principal y ritmo de bateria son suficientes para terminar.

Lo bueno que el album es corto por que realmente no es un album tan diverso sin embargo logra dejarnos con la satisfaccion de que The Black Keys se han convertido en una banda digna de ser mencionada como el rock de este siglo, muy diferente a otras y dejando se huella en una epoca en la que es dificil destacar, esperemos la banda siga asi.

Por Mike Hernandez

Thom Yorke/Atoms For Peace – Live At The Echoplex

2009 – Live At The Echoplex (Bootleg) – Thom Yorke/Atoms For Peace

CALIFICACIÓN: 9

The Eraser
Analyse
The Clock
Black Swan
Skip Divided
Atoms For Peace
And It Rained All Night
Harrowdown Hill
Cymbal Rush
Open The Floodgates 
Lotus Flower
Skirting The Surface
Judge, Jury And Executioner
Paperbag Writer
The Hollow Earth
Feeling Pulled Apart By Horses

Mejor canción: Harrowdown Hill 

Benditos sean los bootlegs. Dichosos aquellos tapers que, como buenos samaritanos, logran colar su grabadora entre las multitudes y capturan esas preciosas horas de música que, de otra forma, se perderían para siempre en el tiempo. Live At The Echoplex (Los Angeles), es el ejemplo perfecto. Lo que tenemos aquí es una joya, uno de esos bootlegs que uno agradece de todo corazón al taper que se tomó la molestia de inmortalizar la presentación, aunque sea para unos cuantos seguidores.

Si le echamos un ojo al setlist, fácilmente podemos darnos cuenta de que se trata de una presentación extraordinaria e irrepetible: el disco solista de Yorke, The Eraser, completo y en orden en la primera parte, después, cuatro temas entonces inéditos, un B-side, y esos dos singles huérfanos que son The Hollow Earth y Feeling Pulled Apart By Horses. Tentador, ¿eh? Si a eso le sumamos que entre el público se hallaba gente como Daft Punk, Matt Bellamy y Dominic Howard de Muse, Kim Gordon de Sonic Youth, Zack de la Rocha de RATM, Rick Rubin, entre otros, uno se pregunta cómo es que una presentación así logró pasar desapercibida y nunca llegó a ver la luz del día de manera oficial.

No se trata de una presentación en solitario de Yorke, pues viene acompañado de Flea (sí, el Chili Pepper) en el bajo, su viejo amigo y productor Nigel Godrich en la guitarra y teclados, Joey Waronker (quien ha colaborado con The Smashing Pumpkins, R.E.M., Beck, entre otros) y el percusionista Marco Refosco. Es decir, todo un supergrupo, que sería bautizado como los Atoms For Peace. Y este concierto fue de hecho su primera presentación como banda y proyecto alterno de Thom.

Como trabajo en solitario de Thom, me encanta The Eraser, aun a pesar de ser un álbum tan denso y abstracto. Resulta fascinante escuchar cada uno de sus temas en vivo, en versiones mucho más orgánicas y ehm…humanas. Es remarcable la forma en que la banda se las arregla para llevar al escenario temas tan electrónicos como Skip Divided y And It Rained All Night y…¡funcionan! Mención aparte merecen ciertos temas como la siempre oscura Black Swan, la acelerada versión de Cymbal Rush –mi eterna favorita del disco de donde proviene–, la maravillosa balada a piano Open The Floodgates (de la cual me sigo preguntando porqué pringaos no fue incluída en The King Of Limbs) la curiosa y primitiva versión de Lotus Flower (dos años antes de aparecer en TKOL), y, especialmente, Harrowdown Hill, que en este recital suena casi épica. Tampoco puedo pasar por alto la esquizofrénica y prometedora The Hollow Earth, ni a la excelente Skirting On The Surface (Thom Yorke + piano es siempre garantía de algo memorable).

Al tratarse de un concierto en un recinto pequeño, la calidad del audio es bastante buena, pero si algo se le puede reprochar al taper es la edición que hizo entre tema y tema. ¿porqué? porque, por alguna razón, se le ocurrió cortar ciertos fragmentos entre cada canción (es decir, los aplausos del público al acabar cada tema), lo que da cierta sensación de interrupción, de incontinuidad, como si los temas pertenecieran a diferentes presentaciones (aún cuando no es así). Es su único punto en contra, pues choca un poco con la estupenda cohesividad que de The Eraser posee. Pero aún con este ligero pecadillo se trata sin duda de un archivo sonoro invaluable, especialmente para los radiohedianos de corazón.

‘Don’t turn away. We’re really lonesome’

Por: El Hombre Mojón

“Buscando el ángulo”

The Strokes – Angles  (2011)

5 años tuvieron que pasar para poder escuchar material nuevo de los Strokes. Pero parafraseando a Nick Valensi, hiciesen lo que hiciesen, el material nuevo difícilmente podría tapar este lustro de vacio discográfico .Y en eso es muy acertado, Angles queda al debe ,con un sonido difuso y a ratos inconexo, obviando claro a “Undercover of Darkness” que era un apronte mentiroso de lo que contenía el resto del LP. La cuarta placa divaga en una onceava dimensión, un puzzle con piezas calzadas a la fuerza. Si se pudiese simplificar aun mas recurriría a la palabra inconsistencia; y en ella  cabria en términos reales el desempeño del disco. El sonido se opaca así mismo y en contadas veces apunta hacia algún lado, la mayoría solo se dedica a dar vueltas en círculos atochados y poco inspirados, o peor aun, canciones sin nada de ángulo.

Como precedentes de esta placa tenemos una serie de proyectos solistas por parte de los miembros del grupo, asi como un proceso de grabación caracterizado por una falta de cohesión notable. Sino, es cosa de oir unas cuantas declaraciones del Lead Guitar, quien se referiría al proceso como uno “con un clima horrible”, en el cual muchas veces no se grababa en conjunto , habiendo dos, incluso en ocasiones, hasta un solo integrante grabando en el estudio, y los demás iban agregando sus partes parcialmente. Una metodología que no hizo sino perjudicar el foco del álbum. Y la ausencia de ese microclima que se impregna en las grabaciones, ya plausiblemente brilla por su ausencia.

Por otro lado el porcentaje de aportaciones compositivas se vio abierto y se incluyo un volumen mayor de ideas de otros miembros que no fuesen Casablancas (un desinterés que de alguna manera hace pensar hacia que punto estarán disparando la mirada Julián, y si será la banda neoyorkina su prioridad hoy por hoy) Conjeturas aparte, el álbum pudo haber sido..ese gran retorno, pero no lo fue, para reafirmarlo miremos el contenido.

Dentro de lo destacable “Undercover of darkness”, es claramente el puntal mas sobresaliente en esta colección, con guitarras llenas de personalidad y que pareciesen ir en líneas dispares mientras van jugueteando con la siempre identificable voz de Julian, armando un conjunto pop perfecto. Y el solo de Valensi, retoma todo ese ejercicio lúdico que se ve un poco perdido en otros cortes. “Machu Picchu” carga un bagaje de pop experimental tendiente a coquetear con sintetizadores con un resultado bastante propositivo, aunque no logra el aura tan opresiva de “Metabolism” donde las guitarras y sobre todo el bajo, generan una canción pasiva-agresiva, mientras el carraspeo sónico se deja sentir.

En ese sentido “You’re so right”, “Games” o “Gratisfaction”, no logran cuajar del todo, se van por un camino mas difuso y asfixiante, en el que el bajo se posiciona como elemento principal. Tal vez pecan de incompletas, tal vez suenan a algo indefinido.  “Call me back” resuena en todo momento a un bossa-nova retorcido y “Two kinds of happiness” con “Taken for a fool”, se van de lleno como números pop con menos carisma de lo que uno esperaría, haciendo mas patente la descoordinación del grupo, ya que estas piezas carecen de ese sudor que solo la cohesión en estudio podía lograr, dejándolo solo..como eso, canciones mas en vez de LAS CANCIONES de la cuarta entrega.

Es resumen mas que un obra terminada este  álbum se siente como un bosquejo, una pila de intenciones no cuajadas, y con resultados dispares..pero solo eso , como una tentativa. Habrá que esperar el próximo disco para saber si el tremendo hiato del grupo valió la pena, o solo tendremos más “Angles” y no mas “Is this it”.

Por Francisco Silva

 

The Dead Weather – Treat Me Like Your Mother

Si  como yo este 2012 añorando un nuevo álbum de los White Stripes, el cual parece no verá la luz nunca mas después de la ruptura de la banda a finales del pasado año (Icky Thump no dejo con tan buen sabor de boca y se esperaba algo mejor), pues mejor les dejo un tema uno de los proyectos alternos de Jack White, donde la vocalización corre a cargo de VV Moshart, vocalista de The Kills, y donde también colaboran Jack Lawrence (The Racounters) y Dean Fertita (Queens of The Stone Age), The Dead Wheater es un supergrupo formado en el 2009 que involucra géneros como el Rock Alternativo, Garage Rock, etc, y el video que les dejo aquí muestra a Jack y a VV disparándose hasta sangrar, queda como anillo al dedo a la canción.

Treat Me Like Your Mother

Por Miguel Hernandez